Pantano de Relleu

Si bien se desconoce la fecha exacta del inicio de la construcción del Pantano de Relleu, la gestación de la presa comienza ya en tiempos de Felipe III, siendo en 1630 cuando el Síndico de Villajoyosa expone ante Felipe IV, la necesidad de la construcción de una pantano a “legua y media en el término de Relleu” en el impresionante desfiladero que el río Amadorio ha creado al cruzar la Sierra de Fasamai.

El embalse de Tibi, era tomado como ejemplo a seguir. La solicitud oficial fue remitida el 10 de Octubre de ese mismo año al Marques de los Vélez, Virrey de Valencia, para que informara al Rey en Real Audiencia. Tanto, el Conde de Fuentes, Señor de Relleu y Luís de Cardona, Administrador de la Encomienda de Roseta, manifestaron su oposición al proyecto, siendo descartadas sus alegaciones. Después de varios proyectos técnicos y sanitarios (una de las alegaciones en contra era l temor a brotes de paludismo por el agua estancada), Felipe IV otorgó el Real Privilegio en Aranjuez el 8 de Mayo de 1653 para su levantamiento.
El pantano se terminó bajo el reinado de Carlos III. Se realizó pensado en grandes periodos de sequía y en grandes avenidas o riadas, por lo que se proyectó con una técnica revolucionaria hasta la fecha. Si bien los pantanos de Tibi y Almansa ya fueron innovadores en su día con la presa de gravedad-arco, el de Relleu fue el prototipo de la presa-bóveda, de estilo más depurado y grosor uniforme que aumenta su estabilidad y esbeltez, concepto no superado hasta 1830, con la construcción de la presa de Zola (Navarra). Durante todo el tiempo que estuvo en funcionamiento, no pararon los litigios, enfrentamientos y sabotajes entre Villajoyosa (propietaria) y Relleu (donde se asentaba). Hay un documento en 1790 que denuncia la rotura de la reja del brocal de cubo de la presa, que llenaron de piedras y tierra, impidiendo el paso del agua. Al igual que el de Tibi, su mayor problema fue el mantenimiento por soterramiento del fondo por los sedimentos, que forzaron para aumentar su capacidad a la elevación de la presa hasta los 31,85 metros, siendo esos pocos metros que añadieron en 1879, lo único que hoy queda visible de la presa.
Posteriormente, en 1902 se proyectó elevarla a los 44 metros, pero no se hizo y a partir de l930, fue cayendo en desuso y con la construcción de la presa del Amadorio en 1947, quedo relegado a lo que es hoy: un ejemplo admirable de técnica y tenacidad de un pueblo, realizado con el trabajo de mucha gente en condiciones extremas por la lucha contra su falta de agua.
Ubicación en el mapa

Pantano de Relleu

Pin It on Pinterest